El papel del entrevistador en el proceso de selección

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El papel del entrevistador en el proceso de selección es clave. De esta persona depende que la empresa incorpore nuevos integrantes y talento fresco. Debe tener los conocimientos y habilidades suficientes para reconocer a los candidatos que podrán generar valor para la organización. 

Características de un buen entrevistador

La tarea de realizar entrevistas no puede ser realizada por cualquier persona. Un buen entrevistador se caracteriza por tener una serie de habilidades y capacidades que permitan un desarrollo correcto del proceso de selección. Debe ser una persona cualificada y con experiencia puesto que la selección de un posible candidato es crucial para el éxito o fracaso de una empresa. 

Dentro de las habilidades que debe tener un entrevistador, encontramos las siguientes: 

  • Actitud analítica. La atención no solo debe dirigirse a la comunicación verbal, es decir, a lo que el entrevistado responda o cuente durante la entrevista. La persona entrevistadora observará también el comportamiento, postura, gestos y expresiones del entrevistado. 
  • Ser flexible. A pesar de que todos los candidatos deberían responder a un perfil concreto, cada uno de ellos será diferente. En necesario saber adaptarse a cada personalidad y situación. 
  • Neutralidad. Muy en relación con lo anterior está la neutralidad. Es decir, no mostrar preferencia o favoritismo por uno u otro aspirante al puesto. El objetivo es buscar equilibrio entre la flexibilidad y la neutralidad. 
  • Transmitir una imagen respetuosa. El entrevistador también generará una primera impresión en el entrevistado. Este momento es clave para el buen desarrollo de la conversación. El entrevistador debe comunicar sensación de comodidad, expresarse con un tono adecuado y tener una correcta postura corporal. 
  • Fomentar y buscar la proactividad. En un primer momento es el entrevistador el que lleva las riendas de la interacción, presentando a la empresa y explicando cuál será el proceso de la entrevista. Sin embargo, llegará un momento en el que sea el entrevistado el que realice preguntas. Por ejemplo, el entrevistador podrá incitarlo con expresiones como “si tienes alguna pregunta, adelante.” Una buena entrevista es más bien una conversación antes que un proceso unidireccional.
  • Mostrar interés. Puede suceder que el entrevistador haya realizado ya varias sesiones de preguntas a otros candidatos. Aún así, mostrar interés a el candidato actual es fundamental. Cada uno merece su tiempo de atención. 

Factores claves en una entrevista

Cada empresa es distinta. Sin embargo, existen una serie de cuestiones que le interesa conocer a toda organización sobre las personas que se han presentado para cubrir la vacante. Aspectos como la formación, la experiencia o las motivaciones siempre son de interés. 

Debes saber que mantener un orden y coherencia en la entrevista es fundamental para asegurar su buen desarrollo. 

Una buena práctica es optar por preguntas abiertas y dejar fuera en la mayor medida de lo posible aquellas cuya respuesta sea sí o no. Recuerda, estamos buscando conocer en profundidad a la persona y para ello necesitamos una conversación fluida. 

Como última observación, volvemos al concepto del equilibrio. Como hemos dicho antes, el objetivo es conocer a la persona pero no se debe invadir su privacidad con preguntas o comentarios personales. 



Suscríbete al blog

Probar Gestiónitas