Por qué es necesaria una estrategia de comunicación interna

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las empresas no solo se encuentran expuestas a los retos que se plantean en su propio mercado, cada vez más fragmentado y digitalizado, sino que además es en la propia organización dónde se generan conflictos que desembocan en cambios para la formación. Es aquí donde se justifica la importancia de desarrollar un plan de comunicación interna.

Es por eso que para la empresa es imprescindible realizar una estrategia de comunicación interna impulsada desde el departamento de recursos humanos. Un plan de comunicación interna no tendrá éxito si de deja de lado a los trabajadores como parte activa del mismo.

La comunicación interna: piedra angular de la organización

La comunicación interna nace de la necesidad de motivar al equipo humano de la empresa, con el objetivo de aumentar la productividad. El capital humano de las organizaciones es uno de los principales activos que puede tener la empresa, por lo que cuidarlo y establecer estrategias que fomenten la transparencia es imprescindible.

Para aumentar la capacidad de trabajo y la eficiencia de la plantilla, es importante que los empleados se sientan integrados en la organización, y esto solo se puede llevar a cabo si los trabajadores están informados de los aspectos esenciales de la compañía.

Los trabajadores deben conocer la misión, visión y valores de la empresa, la estrategia que se lleva a cabo y las decisiones en cuanto al futuro. Así, se sentirán parte de la empresa y se implicarán al máximo.

El plan de comunicación interna

El plan de comunicación interna es una herramienta útil a la hora de implicar a los trabajadores. Por eso, además de fomentar el desarrollo y el aprendizaje de los empleados, es necesario contar con un buen plan de comunicación. Este debe transmitir los valores de la organización, los valores que se desean transmitir a los clientes y el modo de hacerlo.

Además, el plan de comunicación interna ayuda a consolidar la cultura empresarial entre los trabajadores. Para elaborarlo, es necesario seguir los siguientes pasos:

  • Fijar objetivos: antes de comenzar a elaborarlo, es necesario fijar unos objetivos medibles que se pretenden conseguir con el plan de comunicación, y así establecer las metas a alcanzar.
  • Comunicación: es importante fomentar un clima de comunicación interna con los trabajadores para que esos valores y objetivos que se desean transmitir sean los correctos. 
  • Realizar el contenido: después de los pasos anteriores, el siguiente es el de establecer qué información se va a incluir dentro del plan, teniendo siempre en cuenta que sea útil para los trabajadores y les sirva para desempeñar sus valores de forma más eficiente. 
  • Seleccionar el formato y los medios: una vez elegida y elaborada la información que contendrá el plan de comunicación, es el momento de elegir en qué formato se va a transmitir y a través de qué medios. Se puede realizar mediante varios canales, entre los que destacan los digitales y los dirigidos al personal sin soporte electrónico. 

El plan de comunicación interna se vuelve imprescindible para conocer la realidad del sistema de transmisión de la propia organización. Garantiza la seguridad de que el mismo mensaje se transmita con eficacia a todos los componentes de la empresa. 

Beneficios de realizar la estrategia centrada en el empleado

La comunicación interna desempeña un papel protagonista para las estrategias implantadas en las organizaciones y, como tal, si esta se centra en el empleado se obtendrán mejores beneficios para la misma. Esta comunicación impacta directamente sobre la gestión diaria del equipo y en los resultados finales, aumentando el desarrollo del talento y la gestión.

Ayuda a reducir la conflictividad entre empresa y empleado, mejorando el clima laboral y motivando más a los trabajadores. Si la comunicación interna se produce adecuadamente, puede ser un factor decisivo para optimizar los procesos internos, ya que es beneficiosa para las necesidades de la propia empresa y contribuye a conseguir los objetivos finales.

Al difundir la política de empresa, lo que se transmite realmente es la propia identidad. Esto incrementa la satisfacción de los empleados y ayudando a mejorar la comunicación entre departamentos.




Suscríbete al blog

Probar Gestiónitas